María Cristina | El Chile Alegre | EMX

María Cristina en las oficinas de Crea ©Mariana Baptista

María Cristina en las oficinas de Crea ©Mariana Baptista

Cristina ya tiene 22 años con su negocio de lonja mercantil llamado "El Chile Alegre". Lleva casada 24 años y tiene tres hijos.

Ella comenta que las capacitaciones de Mujeres Moviendo México le sirvieron en todo. Aunque ella tiene formación de técnico contable, nunca había llevado una contabilidad formal de su negocio. Comenta que no sabe cómo su negocio pudo sobrevivir 22 años con el manejo que ella llevaba de éste. Aprendió sobre todo a llevar una buena contabilidad y a buscar nuevas formar de promocionarse.

El módulo de Iniciativa Personal la motivó a buscar innovación en cuanto al manejo de su negocio, e instauró "El Día Feliz", en donde vende el harina a precio de costo. Gracias a esto, ella mueve 5 costales de harina en un día en vez de un costal en 3 días, y sus clientes deciden llevarse más cosas de su tienda. Asimismo, está creando un sistema de apartado, en el cual vende artículos para la producción de pirotecnia y los entrega cuando ya sea buena época para sus clientes. 

Alma Rosa | Toluca | EMX

Alma Rosa en su cocina, presentando las astorgas. © Elena Sampietro

Alma Rosa en su cocina, presentando las astorgas. © Elena Sampietro

Alma Rosa tiene 54 años y durante muchos años fue dueña de una refaccionaria. Era el negocio familiar, mas sus hermanos se fueron alejando dejándola sola con el negocio. Ella cuenta con una carrera técnica, pero se enfrentó a mucha discriminación y a muchos obstáculos por el hecho de ser mujer en un giro típicamente masculino. Le costó mucho trabajo sacar adelante su refaccionaria, por lo cual la vendió.

En las capacitaCiones de Mujeres Moviendo México aprendió a buscar otras formas de obtener ingresos, por lo que empezó a dedicarse de lleno a lo que más le gusta: hornear astorgas. Lleva desde 2014 con este negocio del cual ella es la única dueña, ya ha registrado su marca y creado su propio logo.

Asimismo, se ha dado de alta como proveedora en algunos supermercados de Toluca en donde ahora vende sus productos. Con la ayuda del Coordinador de Negocios de Mujeres Moviendo México, ella postuló a la Convocatoria 2.3 del INADEM para Apoyo a Negocios de Reciente Creación, para la cual fue seleccionada y está a la espera de que le entreguen el máximo monto de la Convocatoria: 80,000 pesos. Este recurso lo usará para comprar un horno más grande, puesto que ella trabaja desde casa y su horno convencial ya no le permite estar al tanto de la demanda de astorgas.

Claudia | Catorce Reales | QRO

Claudia en el Centro Mujeres Moviendo México de Querétaro ©Elena Sampietro

Claudia en el Centro Mujeres Moviendo México de Querétaro ©Elena Sampietro

 

Claudia asistió a las capacitaciones de Crea impartidas en Mujeres Moviendo México en tema de Desarrollo de Habilidades Empresariales, Iniciativa Personal y fue parte del piloto de Desarrollo de Habilidades Digitales.

En 2014, acreditó el curso en línea del INADEM para aplicar a la Convocatoria 2.2 y resultó beneficiada con un apoyo de $70,000.00 pesos por su proyecto "Maquinaria e insumos para la elaboración de yoghurt, queso ranchero y queso panela", con el cual pudo invertir en maquinaria más adecuada para su producción.

Con ayuda del Coordinador de Negocios, registró su marca “14 Reales”. Cada día crece más su negocio y actualmente está pensando en llevar su producto a otros rincones del país.

Judith | Distrito Federal

Judith en el mercado. ©Elena Sampietro

Judith en el mercado. ©Elena Sampietro


Judith es dueña de dos puestos de frutas y verduras en el Mercado Morelos en el Distrito Federal. Antes de comenzar las capacitaciones de Crea, era dueña de sólo un puesto. Judith se ha visto en la necesidad de trabajar desde los 16 años y hoy nos damos cuenta de que es una mujer que siempre ha disfrutado estudiar.

Judith demostró a lo largo de las capacitaciones un gran entendimiento del material, así como una muy buena disposición y energía para salir adelante. Comenta que gracias a la capacitaciones pudo aumentar sus ganancias, con lo que pudo hacerse del segundo puesto en el mercado. Además, Judith afirma que las capacitaciones la han ayudado para poder administrar mejor el negocio, lo cual la ha ayudado a pagar las carreras profesionales de sus dos hijos

Araceli | Aldich | Toluca, EMX

Desde niña, Araceli jugaba a tener un laboratorio. En esa época, éste se conformaba de ladrillos y de cosas encontradas en la calle que iba recogiendo mientras paseaba con su perro. El siguiente sueño de Araceli fue un poco más grande, cuando decidió que ella quería ser una mujer empleadora y que quería poner su propio negocio. 

Hoy en día, Araceli cumple sus dos sueños de la infancia: es dueña de Aldich, una empresa que formó con su esposo, en donde crean jarabes, fruta deshidratada y mezclas en polvo para smoothies, cafés y malteadas. 

Realizó sus estudios de licenciatura en Química en la Universidad Autónoma del Estado de México y estudió la maestría en el Instituto Politécnico Nacional. Durante varios años ejerció sus conocimientos como Maestra de Química en varias instituciones y colegios. 

Hace casi diez años decidió poner en práctica sus conocimientos de Química para cumplir su sueño y poner un negocio. Es en un laboratorio de 100 metros cuadrados, en donde nacen las ideas y donde se han creado más de 500 fórmulas innovadoras para elaborar productos gourmet. 

Araceli en su negocio

Araceli en su negocio

Araceli emplea a su marido, a sus tres hijos y a un par de personas más. Siempre está buscando a personas que necesiten de un trabajo para que la apoyen en sus procesos. Asimismo, se beneficia de la ayuda que le brindan sus hijos ya que uno es quien la apoya ideando fórmulas, otro tiene la visión de crecer el negocio y de digitalizar procesos y el último consigue muchas ventas con su carisma natural. Araceli comenta que el apoyo de su esposo ha sido fundamental y determinante en este proceso.

Ella comenta que lo que más le gustó de las capacitaciones en Habilidades Empresariales y en Iniciativa Personal, impartidas en el Centro Mujeres Moviendo México de Toluca, fueron los "libritos mágicos que te enseñan y te llevan de la mano, no importa tu nivel profesional. Son muy claros."

Además, comparte que fue una grata experiencia conocer a más mujeres emprendedoras orgullosas de sus negocios, que fue una fuente de motivación trabajar con ellas y conocer sus historias. 

Día a día, Araceli trabaja para seguir con su sueño durante muchos años. Ella emprendió para poder cumplir sus sueños de la infancia. Sus sueños actuales son sobre expandir el negocio, tener un laboratorio más grande y con mejor infraestructura, asimismo, ella ve el futuro de su empresa en proyectado en tres nuevas empresas: Aldich Jarabes, Aldich Mezclas y Aldich Deshidratados. 

 

Araceli y sus "libritos mágicos" de Mujeres Moviendo México

Araceli y sus "libritos mágicos" de Mujeres Moviendo México


María Cenobia | Salsas Tolosa | Guadalupe, Zac.

DUEÑA DE LA EMPRESA SALSAS TOLOSA EN GUADALUPE, ZACATECAS

Nosotros iniciamos con la idea de tener un ingreso mejor para la familia” 
—María

¿CÓMO NACIÓ LA IDEA?

Empezó cuando hacíamos salsas para consumo familiar con antecedentes de cómo se hacen en otras partes del país, específicamente en Yucatán y así le daban diferente sabor a las salsas norteñas. No tenían mucho capital y primero la vendían ellos y luego ya en otras tiendas.

Cuentan con 4 productos diferentes:

  • Salsa diabla
  • Salsa habanero verde
  • Salsa habanero rojo
  • Escabeche


EXPERIENCIA DE TRABAJAR CON CREA (TESTIMONIO)

No tenían recursos para la capacitación, y Crea ha sido fundamental porque les ha ayudado en cuanto a las ventas y al proceso de comercialización.

“Qué bueno que existan esas asociaciones que nos han apoyado en gratuito y para nosotros ha sido un paso gigantesco involucrarnos en saber si nuestro producto es bueno o no en el mercado”
 

RETOS DE SALSAS TOLOSA


“Tenemos muchísimos retos, somos una empresa creativa con empujes, empresa de iniciativa que queremos correr muchos riesgos”- María

 

  • Entrar en tiendas departamentales
  • Tener infraestructura más grande y compra de maquinaria.
  • Conseguir una maquina automatizada para poder producir más cantidad

Rita | Delicia Jerezana | Jerez

Historia de vida: Rita de Luna Calderón

 

Nací en el seno de una familia humilde y trabajadora. Soy la mayor de cinco hermanos. Mis padres nacieron en comunidades y de familias más pobres que yo. Me refiero así ya que ellos no tuvieron la oportunidad de estudiar o de tener una mejor calidad de vida sino únicamente la de vivir en el campo, trabajando duro, y pasando hambres, frío y soportando todas las inclemencias del tiempo.

Gracias a ellos, que pensaron en nosotros, sus hijos, no querían que viviéramos así. Decidieron trasladarse al municipio para ofrecernos algo mejor y como decía mi papá, que no sufriéramos tanto como ellos.

Pero aun así, yo siendo la mayor, no se me permitía estudiar pues tenía que ayudar a mi mamá con las labores domesticas, y aunque yo siempre fui emprendedora (y lo digo con gusto porque desde niña he trabajado no solo en lo que se me imponía, sino que yo buscaba algo más y no me daba por vencida de que no podía estudiar), me iba a escondidas a la escuela y mi papá iba por mí y me regresaba a la casa, a ayudar a mi mamá. Pero con mi insistencia logré cruzar hasta el quinto grado de primaria.

Luego crecí y me daba pena yo, grande de 13 años, seguir en la primaria y decidí dejarla. A los 15 años terminé la primaria abierta y en tres meses me dieron el certificado. Ingresé a la Secundaria Nocturna o para trabajadores que era por la tarde y la terminé a los 19 años. Inicié una carrera técnica e igual la terminé.

Aquí es donde decido hacer mi vida sola ya que en ese entonces no nos hacía falta nada, pues, ya mis papas tenían un negocio propio, casa, y nos daban todo. Yo quería saber de que era capaz yo, y decidí salir a otra ciudad y luchar por algo que la verdad no sabía siquiera que.

Pero las puertas se me abrieron, y desde el día que llegué empecé a trabajar. A los seis meses me ascendieron a jefa. Duré diez años en esa empresa, me casé, tuve dos hijos y tanto mi esposo como yo trabajábamos mucho y teníamos poca convivencia con la familia. Fue ahí donde igual decidí buscar otra opción y regresé a mi pueblo de origen. Llegué trabajando con mis papas, y pensando que no es lo que yo quería decidí emprender mi propio negocio.

 

Fue así como empecé a elaborar mis productos. Primero fue el pinole y lo empecé a dar a conocer con mis familiares y amigos. Vi que empezó a gustar y me empezaron a pedir. Vi la oportunidad de hacer crecer el negocio y empezó a buscar clientes en tiendas, mercados, carnicerías, y queserías. Pero algo muy importante para mí fue una invitación que me hicieron para mandar pinole a una expo en la ciudad de México. Vi que en un día se vendió lo que mandé, así que decidí desde ese momento que esa era lo que yo quería: un micro-empresa propio donde trabajáramos en familia pero sobretodo que íbamos a trabajar en un proyecto que para mí sería el rescate de tradiciones. Pues, ya casi nadie hacía pinole y por eso gustaba tanto a donde lo llevábamos.

No ha sido fácil. Me he enfrentado con muchas barreras y dificultades. La primera fue que quedé viuda, con tres niñas menores de edad…después que no es fácil también encontrar apoyos pues es triste decirlo, se necesita tener conocidos para poder acceder a ellos. Pero aun así he crecido con mi proyecto, ya mis hijas me ayudan, ya genero empleos directos y no se diga indirectos también.

Pues ya somos una cadena que se ha formado gracias al empeño y dedicación por sacar adelante la empresa. Pues con el tiempo hemos innovado y sacado nuevos productos, todos con muy buena aceptación. Producción y elaboración de cada uno se hace de forma artesanal, 100% naturales sin conservadores. Se ha pensado en las personas diabéticas y también tenemos productos para ellos en la comercialización. Vamos avanzando. Nos estamos preparando constantemente para cada día ser más competitivos y ofrecer igual mejores productos, sin perder, claro, la originalidad de ellos por su tradición, por sus características. Quiero que sigan despertando ese gusto por consumirlos y que las nuevas generaciones la conozcan.

Todavía tengo mucho por hacer. Quiero seguir creciendo, rescatando nuevos productos, y llegar hasta los rincones más apartados. Creo que no me doy ni me daré por vencida. Hay mucho que hacer pues quiero que por ser una familia de mujeres no tengamos la necesidad de dejar nuestra casa y a nuestros hijos para salir a trabajar. Aquí se puede hacer y bien y que seamos ejemplo para muchas que tienen necesidad de trabajar y su esposo o familia no se los permiten. Yo quisiera que se fijaran en nosotras, y que vieran que sí se puede y aunque tengamos muchos tropiezos siempre hay que levantarse y seguir adelante. Yo tengo más de diez años trabajando en casa. Me gusta mi trabajo y me ha dado muchas satisfacciones. Gracias a el he logrado cada meta que me propongo y sé que voy a lograr muchos más porque tengo el carácter y la voluntad de seguir adelante. Ojalá que mi trabajo sirva para que más mujeres se decidan a emprender una nueva vida y con el trabajo salgan adelante con sus hijos y se superen ellas, se sientan importantes y valoradas…y sobretodo orgullosas de ser mujeres.

Yo por ejemplo empecé haciendo de 10 a 20 kilos de pinole. Ahora hago de 500 a 600 kilos, elaboro pipián en polvo y en pasta, horchata, y chocolate de metate. Todo en diferentes presentaciones pensando en el gusto de las personas, y en el alcance de todos. Estoy bien establecida, claro en un taller muy pequeño pero mis productos ya llegan al extranjero y eso me mueve a seguir adelante y no detenerme.

Rita De Luna Calderón


 

Patricia | TamalKua | Toluca, EMX

Patricia de Sandoval en el Centro Mujeres Moviendo México de Toluca

Patricia de Sandoval en el Centro Mujeres Moviendo México de Toluca

Patricia decidió emprender en cuanto se dio cuenta de que ya no estaba contenta en su trabajo en una empresa de mercadotecnia. Su hermano había emprendido anteriormente y había puesto un negocio en el  cual hacían tamales. Patricia ayudaba a su hermano por las tardes, pero era sólo para pasar el tiempo. Es entonces que decidió poner TamalKua, su propio negocio de tamales en la ciudad de Toluca. 

Sus dificultades más grandes al inicio fueron la falta de capital para tener las bases para empezar y la competencia a la que se enfrentaba. Invirtió su fondo de ahorros en el negocio y decidió enfrentar a la competencia. 

Ella fue de las primeras mujeres en obtener la beca y asistir a las capacitaciones de Desarrollo de Habilidades Empresariales de Mujeres Moviendo México. Patty dice que estos cursos fueron un parteaguas en su vida. Patricia comenta que ahí fue donde aprendió a direccionar su negocio, a confiar en sí misma como mujer y como empresaria. 

Mujeres Moviendo México la empujó a llevar su producto a donde fuera, a darle un valor.  Patricia dice que gracias al programa Mujeres Moviendo México se ha vuelto una mejor tomadora de decisiones. Además, ha aprendido a llevar su contabilidad y ahora paga impuestos. 

Patricia está muy orgullosa de pagar impuestos ya que aprendió, por experiencia, que es así que el gobierno puede apoyar a más personas y a más mujeres emprendedoras y empresarias. 

Actualmente, Patricia está a punto de ser beneficiaria de 80,000 pesos ya que fue aceptada para la convocatoria 2.2 del INADEM. Con esto, ella piensa mejorar su infraestructura: comprar batidoras y maquinaria. Quiere poder producir más, sin perder el toque artesanal y sin sacrificar calidad. Asimismo, acaba de ser aprobada como proveedora y distribuidora a nivel nacional por parte de Liverpool. En este mes irá a Querétaro, Puebla, Veracruz, Pachuca y al D.F. con muestras para esta empresa, con la finalidad de que aprueben y comercialicen sus productos. Además, está en pláticas con las universidades en Toluca para poder meter sus productos a los comedores universitarios. 

Ha sido invitada también a participar en la Convocatoria 4.4 del INADEM, la cual tuvo que rechazar ya que todavía no está lista para exportar, aunque un primo suyo quiere ya poner una franquicia en Estados Unidos. Está a punto de entrar a la Convocatoria 1.3 del INADEM para poder mejorar su marketing y recibir asesorías. 

Patricia admite que es una mujer con una mente muy inquieta, y está muy feliz de haber podido participar en las capacitaciones de Mujeres Moviendo México ya que también aprendió a canalizar sus pensamientos en ideas positivas para su negocio.

Patricia y su familia en TamalKua

Patricia y su familia en TamalKua